Comentario a los Presupuestos Generales de Navarra del año 2010

Comentario a los Presupuestos Generales de Navarra del año 2010

Policy Briefing 009 - Autor: Juan José Rubio
Octubre de 2009

El estudio “Comentario a los Presupuestos Generales de Navarra 2010: ¿Sentando las bases del despegue?”, elaborado por el Catedrático de Hacienda Pública y exdirector del Instituto de Estudios Fiscales, Juan José Rubio, ha sido editado por sexto año consecutivo por el think tank Institución Futuro. El informe señala que los Presupuestos Generales de Navarra 2010 son ligeramente expansivos, propios de una situación de crisis, pero sin comprometer excesivamente la estabilidad presupuestaria.

A pesar de la mejoría económica que se vislumbra en el contexto internacional, en nuestro país el escenario de salida de la crisis no resulta tan prometedor. Por su parte, la economía navarra ha seguido un comportamiento similar a la del resto de Estado, aunque debemos ser más optimistas respecto al diagnóstico de salida de la crisis.

La rápida recuperación de la Comunidad Foral podría deberse a que la región posee una serie de elementos estructurales que serán, sin duda, los soportes de una recuperación sólida: el mayor peso relativo del sector industrial, el elevado peso sobre la demanda regional que corresponde a los bienes de equipo, y la importancia del sector exportador en nuestra Comunidad. En definitiva, la economía navarra debería mostrar un perfil de reactivación económica más rápidamente que España en su conjunto, debido, especialmente, al tirón del sector exterior.

Lo positivo:

1. En este contexto, los Presupuestos Generales de Navarra para el 2010 (PGN10), son cautelosos en el diseño del cuadro macroeconómico de referencia, bastante más creíble que el aportado en los Presupuestos Generales del Estado para 2010, aunque no exentos de cierta incertidumbre y tal vez capaces de agravar los déficits implícitos en las cuentas públicas debido al considerable alcance de sus cargas financieras.

2. Los PGN10 suponen un gasto medio por ciudadano navarro de 7.071 euros, de los que el 56%, es decir, 3.960 euros, se invierte en políticas sociales. El 21,1% financia la Administración; el 18,2% se destina a desarrollo económico; el 3,4%, a justicia y seguridad; y el 1,3%, al servicio de la Deuda Pública.

3. Con estos datos en la mano, se puede afirmar que la política presupuestaria guarda un compromiso entre el mantenimiento del gasto social, por una parte, y la preparación de la economía navarra para un cambio de modelo de crecimiento basado en una mayor productividad y competitividad, por otra. Dicho compromiso se observa en el capítulo de inversiones productivas del Plan Navarra 2012, que crece en un 63%, además de las inversiones directas del Gobierno Foral, que aumentan un 2,68%. Este esfuerzo es fundamental dado el elevado efecto multiplicador sobre el crecimiento económico y su estrecha vinculación al crecimiento de la inversión privada.

Lo negativo:

En toda esta dinámica presupuestaria conviene poner de manifiesto algunas preocupaciones:

1. El comportamiento de los intereses de la Deuda Pública, que aumentan un 23,5%, es decir, 10,6 millones de euros. Esto es consecuencia del comportamiento del endeudamiento público que se ha disparado en los últimos tres años, pasando de 644,4 en 2008 a una previsión de deuda acumulada de 1.480,6 millones de euros (8,28% del PIB).

2. Se echa de menos un mayor ajuste en los gastos corrientes; por ejemplo, la posible congelación de las retribuciones del personal al servicio de la Administración Foral como mecanismo redistributivo y de solidaridad de los empleados públicos.

3. Respecto a los ingresos, las estimaciones por impuestos parecen ligeramente sobreestimadas, teniendo en cuenta las previsiones de recaudación fiscal al final del ejercicio, lo que puede redundar en mayores necesidades de financiación extraordinaria en la ejecución del presupuesto. Probablemente la vivienda y el consumo, generosas fuentes de ingresos fiscales, no vuelvan a tener un comportamiento tan relevante como el reciente, hecho que puede poner en riesgo la sostenibilidad del sector público regional.

Recomendaciones:

1. En cuanto a las medidas fiscales, destacamos un tratamiento fiscal más generoso que en el resto del Estado, aunque dentro de los límites que la armonización fiscal interna exige. En este sentido, es importante señalar que los crecientes problemas de productividad, competitividad y deslocalización de las empresas españolas, junto con la progresiva reducción de las inversiones extranjeras en España, exigen ajustes en el impuesto de sociedades de mayor calado a los producidos hasta ahora tanto a nivel nacional como regional. Tipos nominales en Sociedades del 27%, se sitúan aún 1,1 puntos por encima de la media de la UE-16 y 3,5 puntos por encima del promedio de la UE-27. No olvidemos que este impuesto es un coste y que condiciona la política de precios y beneficios de las empresas navarras, comprometiendo su competitividad internacional.

2. Como corolario de la política presupuestaria adoptada en los PGN10, resulta evidente la necesidad de proceder a un importante esfuerzo de austeridad para eliminar paulatinamente el déficit estructural que ha aflorado.

3. Para llevar a cabo este ajuste no van a ser suficientes simples retoques en partidas presupuestarias, por importantes que éstas sean, sino que requerirá una reformulación completa de las políticas de gasto público.

4. Ello implicará necesariamente el replanteamiento y reforma de numerosas partidas, incluyendo algunas prestaciones sociales, una reforma de la Administración para suprimir duplicidades e ineficiencias o la introducción de la iniciativa privada en la prestación de los servicios públicos para lograr mayor eficiencia.

Añade tu comentario

Queremos saber tu opinión

Password: