¿Se ha agotado el sistema tributario español?

Autores

Archivo

2013
2012
2011
2010

Junio

2009
2008
2007
2006

BLOG DE INSTITUCIÓN FUTURO

Hoy me hago eco de esta noticia fruto del XIII Encuestro Tributario que congrega a inspectores de hacienda y especialistas tributarios. Las conclusiones son claras: el sistema tributario español está agotado, y lo afirma el presidente de la Organización Profesional de Inspectores de Hacienda del Estado (IHE).
Se aboga por un cambio total de las viejas estructuras y parece que la actual crisis económica sería el contexto idóneo para tomar decisiones e intentar “arreglar” las deficiencias de las que nuestro sistema tributario adolece.
Desde el punto de vista de la sociología fiscal, como ya he apuntado en este blog en varias ocasiones, nuestro sistema tributario es visto como poco progresivo y bastante injusto por la ciudadanía española. Estas cuestiones están directamente relacionadas con cuestiones propiamente técnicas del propio entramado del sistema, a las que apuntan con acierto los inspectores de hacienda: excesiva dependencia de recaudación de las rentas del trabajo (entre el 80-90% frente al 10% del impuesto de sociedades); escasa progresividad del sistema en el IRPF; desequilibrios por haber desaparecido en algunas CC.AA. el impuesto sobre patrimonio y el de sucesiones y donaciones y en otras no; sistema de incentivos fiscales de los que se benefician principalmente las grandes empresas y nos las PYMES; etc.
Si bien es cierto que los ciudadanos de a pie no son expertos tributarios, no cabe duda que son conscientes de las injusticias y desequilibrios de nuestro sistema, lo que afecta muy directamente en su actitud y responsabilidad fiscal. Y asimismo ocurre con el caso de los autónomos o pequeños empresarios, quienes sufren en sus propias carnes las deficiencias y desigualdades del sistema.
Una empresa pequeña no puede pagar más que una más grande; un ciudadano de clase media no puede tener la sensación de que paga más impuestos que un rico; y no es nada justo que si una persona madrileña recibe una donación pague mucho menos que si la recibiese viviendo en Andalucía (por la diferencia de tipos en el impuesto de sucesiones y donaciones entre CC.AA).
No cabe duda de que los sistemas tributarios deben irse adaptando a la evolución del país, y el nuestro se está quedando atrás de todas aquellas reformas necesarias para mejorar su eficiencia de recaudación y el respeto por los principios básicos. Creo que en cuestiones técnicas hay que dejar hablar a los especialistas, ¿y quiénes van a saber más del sistema tributario que los inspectores de hacienda?
Y al margen de las cuestiones técnicas, pero también de suma importancia, hay que tener en cuenta que de no hacerse una reforma de calado del sistema tributario, los contribuyentes se van a ir alejando más y más de sus responsabilidades y justificando en mayor medida las actitudes defraudadoras, ¿no estáis de acuerdo?

Añade tu comentario

Hazte socio

Queremos saber tu opinión