Cuando las cosas públicas dejan de ser “gratis”

Autores

Archivo

2013
2012
2011
2010

Junio

2009
2008
2007
2006

BLOG DE INSTITUCIÓN FUTURO

Sin lugar a duda, no corren tiempos fáciles para los contribuyentes… ¡y menos aún para su ya mermada conciencia fiscal!
Tanto los datos del Barómetro Fiscal del Instituto de Estudios Fiscales como los del estudio Opinión Pública y Política Fiscal del Centro de Investigaciones Sociológicas, las únicas dos fuentes en nuestro país para medir la conciencia fiscal de los españoles, avalaban desde hace años que era la sanidad universal el principal sustento a la justificación del pago de impuestos en España. Pero eran otros muchos servicios y prestaciones los que se conocían y usaban por los contribuyentes, y se contaba con ellos para ser usados y disfrutados en caso de necesidad.
Sin embargo, las cosas están cambiando: se está conformando un nuevo esquema e imagen colectiva de aquellos servicios públicos y prestaciones sociales, que ahora no lo son tanto. Ejemplo de ello sería tanto el giro que está dando la sanidad, hasta ahora pública (copagos, privatizaciones en su gestión, euro por receta…); los recortes en la educación pública; así como el devenir de otros servicios públicos más “residuales” en la conciencia fiscal de algunos españoles como pudieran ser: los servicios sociales, muy mermados por los recortes; la justicia, con la introducción de nuevas tasas judiciales; etc…
Sin contraprestaciones y con más servicios o prestaciones por los que pagar, ¿cómo se sostiene la conciencia fiscal de los españoles?
Desde mi punto de vista, y hoy más que nunca en donde nuestro hasta ahora envidiado Estado de Bienestar está dando un giro de 180 grados, sería imprescindible que desde nuestras instancias políticas se nos explicara el por qué de estos cambios, el para qué de las nuevas “tasas” y el hacia dónde vamos. No es de recibo que los contribuyentes sean informados por los medios de comunicación de nuevos Reales Decretos o peor aún, que cuando vayan a la farmacia o a tramitar alguna gestión judicial sean conscientes de que quizás no puedan permitirse esos medicamentos o ese trámite que hasta ahora eran considerados derechos ciudadanos.
Crece la preocupación de algunos por recaudar independientemente de la justicia de esas medidas o de las consecuencias que éstas puedan tener; mientras que el resto estamos más preocupados por re-estructurar nuestra conciencia como contribuyentes: cuánto pagamos, qué recibimos a cambio y qué es ahora “gratis” o ya no tanto. Y para más preocupación, la inestabilidad laboral y el gran incremento del desempleo en nuestro país provoca cambios en las necesidades individuales y colectivas de los españoles para con el Estado.
¿Cómo creéis que todos estos cambios afectarán en la conciencia fiscal de los contribuyentes?; ¿ayudaría que los políticos explicaran los nuevos cambios que van aplicando?; ¿alguna de estas nuevas medidas creéis que puede ayudar a “valorar” el coste real de lo que hasta ahora recibíamos como “gratis”?
Sigamos reflexionando…

Añade tu comentario

Hazte socio

Queremos saber tu opinión

Password: