Optimismo realista

Se encuentra usted aquí

Autores

Archivo

2013
2012
2011
2010

Junio

2009
2008
2007
2006

BLOG DE INSTITUCIÓN FUTURO

¡Qué viene el lobo¡ gritaba Pedro. Y claro, a la tercera nadie creyó al pequeño mentiroso y el lobo se comió sus ovejas. Tantos años oyendo crecer los brotes verdes nos han hecho ignorar que lo cierto es que de esta crisis también saldremos.

No sé cuando, pero pasará. Y es que no hay mal que cien años dure, y como dice mi socio “ni cuerpo que lo resista”. La capacidad predictiva de los economistas no se diferencia mucho de los meteorólogos. A pesar de las predicciones de algunos falsos profetas, que los hay, los augurios pierden fiabilidad conforme se alejan en el tiempo.

Entre tanto pesimismo, si hacemos el esfuerzo de ver el vaso medio lleno podremos comprobar que hay datos positivos. Hace poco se publicaba, como mala noticia, que se ha reducido la renta disponible de las familias un 3,2% hasta los 172.000 millones de euros.

Si esas familias se convencieran de que la crisis ha tocado fondo y decidieran gastar un tercio de sus ahorros (en todo aquello que no compran por si acaso) la enorme ola sería del tamaño de seis Planes E (los de Zapatero). No habría mejor plan de estímulo. En estos años se ha avanzado en corregir los desequilibrios causados por la crisis. Seguramente la morosidad y el paro todavía no han tocado fondo. Pero que la economía se está ajustando, es un hecho.

Si analizamos el precio de la vivienda con respecto a la renta per cápita, se observa que estamos cerca de volver a la relación precios-renta que había en los años 80, cuando los tipos de interés eran del ¡15%¡. Ahora España tiene superávit comercial con el resto de Europa. El tradicional superávit comercial entre Alemania con España se ha desinflado un 52% este año (quizá porque ya no compramos audis).

Equilibrar nuestra balanza de pagos es fundamental para romper nuestra dependencia con la financiación exterior y recuperar la confianza de los mercados. Es más, la Eurozona en su conjunto está en cotas de superávit no vistas desde hace 25 años. Los inversores en bonos están volviendo a comprar en la vieja Europa, y esto se refleja en la reducción del coste de la financiación, la famosa prima de riesgo.

España es el país más atractivo de Europa para invertir. El coste hora por hora trabajada por un español es de 20 € comparado con los 30€ en Alemania, 34 € en Francia o 27 € en Italia. Estas diferencias en retribución con un alemán estarían justificadas si este fuese un 50% más productivo que un español, pero en realidad solo lo es en un 16% más.

Comparado con Francia e Italia, el binomio coste y productividad, España también es más atractiva para invertir. Y si tenemos en cuenta que en España trabajamos 1700 horas al año, frente a 1600 en Italia y menos de 1500 en Francia y Alemania, la comparación todavía nos es más favorable.

El indicador adelantado, que suele ser la Bolsa, también está mejorando en los últimos meses. La subida de la bolsa del año 1932 anticipó la salida de la Gran Depresión. Mirar la historia puede dar pistas a cerca del futuro. Aunque no se debe conducir el coche mirando el retrovisor.

Goldman Sachs ha hecho unas previsiones muy positivas para Wall Street con crecimientos de dos dígitos en 2013. Si esto se cumple, la locomotora bursátil mundial arrastrará a otros índices el próximo año.

Al inversor Warren Buffet “se le hace la boca agua”, según sus palabras, viendo las oportunidades de inversión en un mercado excesivamente deprimido. Y es que el oráculo de Omaha, como se le conoce en el parqué, tiene 40.000 millones de dólares dispuestos a invertir en compañías sólidas, que están a precios de ganga. A Madrid ha llegado el millonario Adelson, con un cargamento de dólares texanos, a crear el proyecto Eurovegas como un renovado Mr. Marshall.

Muchos pesimistas se escudan en que son realistas. Pues bien, yo soy optimista realista. Quedan demasiados asuntos en el aire, pero si únicamente miramos los malos datos y perdemos la esperanza, solo nos queda sentarnos a esperar el fatal desenlace.

¿Quién sabe si ya ha pasado lo peor? Como decía Hellen Keller “Ningún pesimista ha descubierto el secreto de las estrellas, ni ha navegado por mares desconocidos, ni ha abierto una nueva puerta al espíritu humano”.

Añade tu comentario

Hazte socio

Queremos saber tu opinión

Password: