Los desahucios se deben a causas mal resueltas

Autores

Archivo

2013
2012
2011
2010

Junio

2009
2008
2007
2006

BLOG DE INSTITUCIÓN FUTURO

Hay un movimiento social a favor de la dación en pago retroactiva (devolver el piso y saldar la deuda) como solución. El problema es que el mercado se ha hundido y nadie quiere ladrillos. Tampoco el banco. Pero claro, como se han salvado a los bancos, en vez de dejar que quebraran, es injusto que no se rescate a las personas.
La dación en pago es una opción hipotecaria de la que existen varias ofertas en el mercado. Son más caras que las otras porque el acreedor asume el riesgo de quedarse con el piso. En EEUU es una clausula habitual.
Aquí las entidades financieras son los malos de turno. En especial las nacionalizadas. Era una quimera fusionar bancos quebrados (apodados zombis desde 2008) con el propósito de crear uno rentable. Debieron cerrar y que sus accionistas y gestores respondieran por las pérdidas. A un zombi hay que dispararle en el cerebro antes de que te muerda. Las corporaciones creadas siguieron en el mercado como el monstruo de Frankenstein. Pero ya era tarde para cerrarlas porque eran demasiado grandes para caer, pues arrastrarían con ellas al resto de la economía. Socialismo de ricos, nacionalizan las pérdidas sin renunciar a sus derechos. Por no atajar los problemas de raíz estamos en un lio tremendo. Se han querido paliar las consecuencias sin solucionar las causas. Y así nos va.
La dación en pago retroactiva empeoraría la situación. No hay que caer en el simplismo de considerar que todos los acreedores son malos, y los deudores víctimas. Por mucha locura colectiva que padecimos, a nadie le obligaron a comprar un piso en 2006. Si ahora, que vale un 40% menos, se puede devolver, habrá cola en el banco para entregar las llaves (tonto el último). Se incrementará el agujero de los bancos quebrados y las pérdidas del resto. Y las consecuencias (más impuestos y financiación más cara) las pagaríamos a escote. Otra vez se diluirían las responsabilidades de unos entre todos. Se necesita un plan de choque que detecte los casos más urgentes. Pero sin olvidar las causas. El paro y también el analfabetismo financiero de este país. Si damos un pez solucionamos la comida un día. Pero si enseñamos a pescar nunca más pasarán hambre.
Tenemos que mojarnos y dar un paso para enseñar al que no sabe. Educación financiera y reciclaje profesional. Y no mirar al papá estado para todo. El Estado debe defender a los desamparados y a los más débiles de la rapiña. Como denunció Steinbeck en “Las uvas de la ira” cuando los campesinos de Oklahoma eran expulsados de sus tierras y extorsionados. Retrato de un tiempo en el que en EEUU morían los niños de hambre. La UE ha declarado que nuestra ley no ampara los derechos de los consumidores. Que se revise. Varios jueces han pedido cambios en la ley de ejecución presupuestaria. Uno de ellos dijo que no quería ejercer de cobrador del frac. El pueblo quiere justicia y ellos son los que la tienen que impartir. Steinbeck lo reflejó muy bien cuando el padre campesino desahuciado reclama justicia y trata de saber a quién hay que disparar para defenderse. Al pobre le resulta imposible saber quién es el responsable último pues detrás de su desgracia están las corporaciones propietarias de la tierra y detrás de ellas el apoderado del banco en Tulsa y por último un banco en Nueva York.
Ahora necesitamos justicia y no la del lejano oeste. Que los jueces investiguen también a las centenas de chorizos que han poblado nuestro suelo patrio. Llama la atención que con tanto abuso no tengamos las cárceles llenas. Y si para ello necesitan herramientas, que las pidan también.
Como decía el general Mc Arthur “Todos los errores de la humanidad se pueden resumir en dos palabras; demasiado tarde”. Desde luego, es demasiado tarde para los muertos.
Carlos Medrano Sola es Licenciado en Economía
economiapoliticaymas/blogspot.com

Añade tu comentario

Hazte socio

Queremos saber tu opinión

Password: