Rescate a la vista

Se encuentra usted aquí

Autores

Archivo

2013
2012
2011
2010

Junio

2009
2008
2007
2006

BLOG DE INSTITUCIÓN FUTURO

En lo político, tenemos gran batiburrillo: los terroristas de ETA se nos presentan como víctimas; los nacionalistas catalanes, si no les damos 5.023 millones sin condiciones, amenazan con irse; los cooperantes critican que se les protege de peligros ciertos y no protestan cuando se paga su rescate a los islamitas; en la comisión de los EREs, o están mudos, o pasaban por allí; los numeritos de Sánchez Gordillo caen bien a mucha gente y nadie los para; López adelanta las elecciones vascas y nos anuncia que ETA ha terminado ¡con un par!
Sabemos que no es posible hacer un cielo en la tierra y que en todas partes hay desajustes e injusticias. Todos hemos vivido por encima de nuestras posibilidades, y somos responsables de ello. Debemos revisar nuestras ideas sobre el mundo y nuestra posición en él. La UE tiene que realizar profundos cambios, ahora sólo es un banco controlado por Alemania y 17 países con diferentes emisiones de deudas. La actual situación no es sostenible en el tiempo. El modelo está agotado, hay que reformarlo. Hoy ya no es posible seguir pidiendo dinero como antes, para que todo siga igual. Debemos convencer a los prestamistas que podemos ir devolviéndoles lo que debemos. Sabemos que no es sólo un problema nuestro, que está generalizado (exceso de apalancamiento) en todo el mundo occidental.
Las reformas deberán ser más amplias, nuestros deberes afectan al sistema financiero, educativo, sanitario, autonómico, modelo energético, judicatura, ayudas a la familia tradicional, fomento de la natalidad, etc. Hay que racionalizar el gasto y ¡no valen, ni líneas rojas ni azules! Se están dando pasos, pero hay que dar muchos más. Nuestro Gobierno es demasiado timorato. Le ha sido “fácil” subir impuestos, pero reducen muy poco Gasto Público, ahí es donde ¡les duele! en lo clientelar.
Muchos periodistas no se enteran, la gente normal entendemos que se nos pida sacrificios. Pero que se socialicen las pérdidas de los bancos sin que de momento se exijan responsabilidades a los malos gestores no es de recibo. Son claramente insuficientes los pequeños maquillajes de los políticos en sus prebendas. Hay que cortar todos los desmadres de fondo y forma para recuperar tanto la confianza interna como externa, para que vuelvan los inversores extranjeros, se reactive la economía y empecemos a bajar las cifras del paro. Sin crecimiento económico no aumentará la recaudación, que posibilita hacer frente a los gastos, y no como ahora, que hasta los gastos corrientes los tenemos que financiar.
Debemos ajustar el tamaño del Estado para que lo podamos financiar sin tanta subvención a patronales, sindicatos, partidos, etc. Que nos intervengan parcialmente es cuestión del tiempo, el necesario para negociar la letra pequeña. Pienso que no es nada negativo, porque solos no somos capaces de avanzar en los necesarios recortes. Nuestra clase política lleva demasiado tiempo sin decirnos la verdad de las cosas, está muy hipotecada por los trece años de vacas gordas, vivimos en un mundo irreal y jugaron continuamente con el eufemismo de las palabras, tratándonos como si fuésemos menores de edad. Hace mucho que los políticos apartaron los principios morales que deberían regir la res pública.
Debemos cambiar de ideas, de expectativas, de no esperar que el “papá” Estado nos solucione todos los problemas. España está hecha unos zorros por el asalto nacionalista; por las prebendas de los poderosos, al sortear el mercado; por la ruina autonómica. Debemos abandonar la cultura de fraude al Estado, que muchos pensaban ¡que como no era de nadie! todo estaba permitido. Necesitamos políticos más competentes y honrados. Nuestros problemas no son esencialmente, ni la frau Merkel, ni los odiosos mercados.
Todavía seguimos dependiendo de nosotros, si hacemos las cosas mejor. Nadie nos pondría condiciones si no necesitásemos pedir dinero todas las semanas. España debe financiar de aquí a final de año 80.000 millones €, 50 mil para refinanciar deuda antigua y 30 mil para pagar gastos del año. Nuestra confianza se apoya en que hacemos muchas cosas bien: hasta hoy pagamos todas nuestras deudas; contamos con casi 18 millones de personas que todos los días trabajamos duro; contamos con muy buenas empresas; con más turistas, gracias al lío de la primavera árabe, y los problemas de Grecia; y con muy buenos datos de las exportaciones. De una manera u otra, saldremos de la crisis ¡claro que sí!, como siempre trabajando más. Estamos fastidiados, sí….pero hay signos para la esperanza.

Añade tu comentario

Hazte socio

Queremos saber tu opinión

Password: