La distorsión del para qué de los impuestos

Autores

Archivo

2013
2012
2011
2010

Junio

2009
2008
2007
2006

BLOG DE INSTITUCIÓN FUTURO

Pintan tiempos difíciles para intentar “defender” los impuestos puesto que, desde mi punto de vista, se ha distorsionado totalmente su objetivo y necesidad con las últimas medidas tomadas por el Gobierno. Sin embargo, y desde un punto de vista sociológico, me veo en la “obligación” de intentar expresar el porqué del malestar generalizado entre la sociedad.
La sociedad española está viendo cómo los impuestos se convierten en su peor Leviatán, y considero que no refleja con justicia lo que se pretende lograr con ellos por parte del Estado: igualdad y redistribución de la renta. ¿Acaso los españoles aprecian qué se pretende lograr con la mayor recaudación que se logra con la subida de impuestos, o acaso solamente se piensa que esta mayor presión fiscal que van a soportar irá a parar a manos de un rescate bancario o los sueldos de algunos altos cargos?
En nuestro país no nos hemos caracterizado nunca por gozar de una gran educación fiscal, y no porque no la necesitáramos sino más bien por la desidia de los que deciden en gastar dinero y esfuerzos para crear ciudadanos más concienciados y educados en sus obligaciones. Pero creo que se está equivocado si no se tiene en cuenta que para lograr un cumplimiento fiscal voluntario, utopía de cualquier Hacienda contemporánea, es necesario contar con ciudadanos educados en el porqué y para qué de los impuestos. Tanto desde edades tempranas, sacando partido y dando rendimiento al estupendo Programa de Educación Cívico-Tributaria de la Agencia Tributaria española y el Instituto de Estudios Fiscales; como en edades más adultas, intentando explicar el porqué y para qué de las medidas y decisiones tomadas tanto desde el punto de vista del ingreso, como del gasto público.
Las medidas impositivas del hoy, del mañana y de siempre considero necesario que vengan acompañadas de mayor explicación sobre cuáles son los objetivos que se pretenden conseguir con ellas y el porqué esas y no otras… en definitiva, de una mayor transparencia. Con ello, sin duda se conseguiría recaudar más y mejor, y gastar menos y más responsablemente. Lo que de ninguna manera puede derivarse de las subidas de impuestos y recortes de gasto público es la sensación generalizada entre los ciudadanos de un “robo de cartera”.
¿Consideráis que una mayor educación fiscal y mayores explicaciones acerca de las medidas impositivas o de gasto público mejoraría la actitud de los españoles ante sus obligaciones tributarias?
Lo que está claro es que sin impuestos no podríamos contar con el Estado de Bienestar del que disfrutamos, aunque cada día pensemos que se va desvaneciendo un poquito más…y más.
Sigamos reflexionando…porque esta vez, nuestro Estado de Bienestar depende de ello.

Añade tu comentario

Hazte socio

Queremos saber tu opinión

Password: