Necesitamos héroes

Se encuentra usted aquí

Autores

Archivo

2013
2012
2011
2010

Junio

2009
2008
2007
2006

BLOG DE INSTITUCIÓN FUTURO

“Necesitamos héroes” sugería el Comisario Danilov (Joseph Fiennes) a Nikita Jruschov (Bob Hoskins) después de que, en “Enemigo a las puertas”, los soviéticos hubieran perdido una importante batalla frente a los nazis. Jruschov, comandante en jefe soviético, buscaba entre los oficiales la manera de castigar a los culpables, que no habían sabido o podido defender Stalingrado.
Danilov trata de darle la vuelta a una situación tratando de ver el problema desde otra perspectiva. Al fin y al cabo, como le señala a un iracundo Jruschov, las opciones no son muy alentadoras: “sólo podemos elegir entre las balas enemigas o las nuestras”. Por lo que sugiere dar la vuelta a la situación y mejorar los procesos de comunicación. Propone volver a publicar el periódico del ejército donde se cuenten ejemplos de superación de los soldados de la CCCP. En otras palabras, utilizar una de las armas que sin duda mejor supieron gestionar los nazis en la II Guerra Mundial: la propaganda.
Jruschov, en esa misma escena le pregunta a Danilov si conoce a algún héroe a lo que el comisario responde que sí, que conoce a uno y lo dice pensando en el francotirador Vassili Zaitsev (Jude Law).
Pues bien, habrá que echarle buenas dosis de la heroicidad de Zaitsev y buenas dosis igualmente del talento e ingenio de Danilov, toda vez que el panorama económico para la segunda parte del año se antoja realmente preocupante.
Evidentemente el consumo se va a retraer notablemente con la bajada de los salarios (ahora los de los funcionarios, porque los de los trabajadores ya hace tiempo que se está aplicando), o la subida del IVA que, en algunos casos –peluqueros o dentistas, por ejemplo- pasa del 8% al 21%. Preocupados están con razón estos últimos por la evolución de sus negocios.
Y, centrándome en estos últimos, la frecuencia de visitas a estos establecimientos se va a parecer bastante a las veces que aparecemos por una joyería. Es muy probable que la moda cambie sobre todo en el público femenino hacia pelos realmente cortos, donde las extensiones y pigmentaciones capilares varias pasarán a mejor vida. Peor remedio creo que van a tener los odontólogos. Ya que en este caso basta con tener la boca cerrada para disimular unos piños mal alineados o huecos sin reconstruir entre los molares e incisivos.
Hacen falta héroes, ejemplos de superación. Basta ya de programas estúpidos de televisión donde se enseña lo bien que les va a nuevos ricos cuyo único mérito consiste en demostrar –o no, basta con contarlo-, que se han acostado con. Basta ya de ejemplos de políticos que construyen aeropuertos fantasma o que se benefician de eres fraudulentos. Basta ya de centrales sindicales financiadas por el Estado, con cuentas opacas, y con legión de inútiles liberados. Basta ya de tanto despilfarro en instituciones que no sirven para nada por la duplicidad de servicios o funciones: Senado, diputaciones provinciales, mini-ayuntamientos…
Si buscan ejemplos que miren a los vendedores que cada día tienen el reto de crecer en un mercado a la baja. Que cada día se levantan pensando que, sin movimiento, no van a aparecer las oportunidades. Comerciales que planifican sus visitas y que incrementan las mismas porque saben que a más visitas, más oportunidades de negocio. Vendedores profesionales que saben que en tiempos de recesión es donde aparecen los buenos de verdad. Guerreros del asfalto que, en muchos casos, con la única arma de su capacidad de empatía, son capaces de crecer desde el cliente y con el cliente para llegar ambos a un éxito compartido. Expertos comunicadores que saben que la comunicación empieza con un ejercicio intenso de escucha de las necesidades del cliente. Jornaleros de la gloria, como diría José María García cuando se refería a los ciclistas; que saben que su ruta es el camino hacia el éxito y que el trabajo reactivo de despacho rara vez da resultados. Héroes francotiradores de la venta que, como Vassili Zaitsev, saben que, cuando no se tienen muchas armas –un buen producto, o un buen precio, por ejemplo-, administran mejor sus balas y, por tanto, seleccionan mejor a su público objetivo.
Talentosos vendedores en suma que, aunque conocen la realidad, son inasequibles al desaliento y piensan que una buena parte de las soluciones pasan por ellos mismos.
Y esta semana hablo de héroes, pero la próxima y, a modo de despedida de mis artículos antes del descanso de agosto, hablaremos de superhéroes que, visto lo visto, también nos van a hacer falta.
Eso sí, darme tiempo a que vea esta semana El caballero oscuro: la leyenda renace. Que promete y mucho la última película de Christopher Nolan sobre mi superhéroe favorito.

Añade tu comentario

Hazte socio

Queremos saber tu opinión

Password: