Para qué sirve el talento sin compromiso y perseverancia

Autores

Archivo

2013
2012
2011
2010

Junio

2009
2008
2007
2006

BLOG DE INSTITUCIÓN FUTURO

No hay día que uno no abra un libro, archivo, documento, brouchure o revista en los que no se hable del Talento. A todo esto; sabemos qué es el Talento, o cada uno de nosotros nos referimos a él en base a nuestra experiencia y conocimientos; si uno se acerca a la definición de la RAE ; nos encontramos las siguientes definiciones de TALENTO.
Escribí sobre el tema hará ya cosa de un par de años; y aún más en el momento actual, me reafirmo en tratar el Talento; el talento desde mi punto de vista como uno de los valores diferenciales por excelencia. Y creo firmemente en que la competitividad y supervivencia de las empresas va a estar directamente relacionada con la capacidad que éstas tengan para atraer, retener y desarrollar talento. Pero el Talento como algo compartido y como algo que aporte valor añadido al conjunto. No como un "algo"indefinido basado en expectativas intangibles que condiciona al conjunto; el Talento ha de poder manifestarse en HECHOS.
Creo el Talento cobra hoy día aún mayor importancia si cabe sobre todo por varios factores que entiendo importantes en el momento actual que vivimos.
1.La volatilidad y cambio radical que se está produciendo en el entorno de las empresas y los negocios; se abre ante nosotros una nueva era, en la que veo fundamental; aprender de nuevo; [lo que conlleva la tarea más difícil para toda persona; la de desaprender gran parte de lo aprendido; para poder hacer cosas de una manera distinta] Eso si que es Talento; [y creo que la humildad de reconocer que no se sabe todo, o que lo que se sabía puede no servir, es la base del Talento ¿Qué opinas tú?…]
2.La aparición, [consolidación diría yo] de una nueva forma de trabajar, basada en un gran porcentaje en las NNTT; y su velocidad. Y no olvidemos su “ferocidad”.
3.Una nueva realidad que puede ser la suma de los dos primeros puntos de este enunciado; una nueva realidad socio-laboral; que ha surgido en un periodo de tiempo muy corto; corto con respecto a los grandes cambios que la sociedad moderna está acostumbrada a vivir y asumir.
Se ha desatado un furor desmedido por el Talento; y yo me pregunto; a razón de qué; el Talento de por sí, como Aptitud ¿nos sirve de algo al conjunto de la sociedad? Si el Talento no se plasma en hechos concretos, será una cualidad más a la que tal vez aspirar, o a menudo envidiar; pero o tiene su plasmación en hechos, o…se lo llevará el viento. Habrá tantas respuestas como lectores de esta pregunta, pero el talento como tal, como la aptitud de un individuo lo veo como desprovisto de un verdadero valor; de un verdadero fin. Si no lleva aparejado una ACTITUD [comprimiso, cambio, coherencia, desarrollo; ¿os suena?]
Y enlazando esta entrada con la anterior de mi blog; MISION VISION VALORES quiero hacer una encendida defensa de que el talento ha de estar al servicio de las personas y de sus intereses y sus objetivos; y no al revés. El Talento de por sí; “per se” no es el Santo Grial ni la fuente de la eterna juventud.
Os acordáis de aquel anuncio de una marca de neumáticos que decía “…la potencia sin control…” Pues con el Talento creo puede decirse: “…el Talento si no sirve a una buena causa y se cultiva con coherencia y perseverancia…”
Así pues, en las empresas, creo habría de identificarse muy bien qué es el Talento [o la modalidad de este que persigan] y entender que este, ha de estar al servicio de interés general, y no al revés.
El Talento, por decirlo así puede ser una aptitud que algunas personas tengan más desarrollada que otras; [sin olvidar que todos y cada uno de nosotros, tenemos / o somos talentosos en algo / para algo; todos]pero si no se orienta a unos objetivos definidos, a unos logros en los que la mayoría se vea beneficiada, para qué sirve.
El Talento ha de servir al entorno; y no hacer de él algo exclusivo; ¿de qué me sirve ser el mejor atleta del mundo si vivo en una isla desierta y no comparto mis logros con nadie ni compito para seguir creciendo y desafiando el límite?; ¿de qué me sirve tener el mejor producto del mundo si lo encierro en mi garaje y nadie se beneficia del mismo?; ¿de qué me sirve ser el más inteligente y capaz si no lo comparto con nadie?
El mejor talento es aquel que se comparte, y aquel que permite sacar el mayor rendimiento de los que nos rodean para el logro común y compartido de un fin u objetivo; no al revés. Y a día de hoy, creo que la apertura y el compartir harán de nosotros personas y empresas más competentes y completas, no al revés. Y creo fírmemente que desde ya, desde hoy mismo, solo la colaboración entre empresas podrá ayudar a la sociedad a seguir creciendo y viceversa; un verdadero Win & Win; real, no solo teórico.
El Talento si no es puesto al servicio…es talento desaprovechado. ¿Cómo estás gestionando el Talento de tu empresa y de tu entorno; y el tuyo propio? ¿Lo has puesto al servicio de tu Misión, de tu Visión y de tus Valores?
¿Qué vas a hacer? ¿Cómo lo vas a hacer? ¿Cuándo lo vas a hacer?

Añade tu comentario

Hazte socio

Queremos saber tu opinión

Password: