Estar vivo y con doble sentido

Se encuentra usted aquí

Autores

Archivo

2013
2012
2011
2010

Junio

2009
2008
2007
2006

BLOG DE INSTITUCIÓN FUTURO

La crisis nos ha dejado con las vergüenzas al aire comercialmente hablando. Nos habíamos acostumbrado a recibir a los clientes en nuestras empresas sin llamadas, sin esfuerzos, nosotros mismos éramos claro ejemplo acudiendo a gastar nuestro dinero e inversiones sin reparo y sin una previsión de lo que podía ocurrir.
Ya se acabaron los momentos de añorar tiempos pasados y lo que se trata es de alcanzar tiempos futuros más prósperos, y eso sólo se consigue vendiendo más o para algunos simplemente vendiendo. La actitud comercial perdida hay que recuperarla para volver a la senda de la facturación, y si somos buenos gestores a la de los beneficios.
Las empresas que están haciendo bien las cosas sabrán lo que intento explicarles. Desarrollar un equipo comercial lleva tiempo y precisamente eso es lo que muchas empresas ahora mismo no tienen. Pero es que encima los clientes ya no están donde estaban, sólo nos encontramos persianas cerradas donde antes pensábamos que se encontraba una empresa o comercio. Pero es que además el consumo y las prescripciones ya no se realizan desde un lugar físico sino que ocurren en un mundo de unos y ceros llamados redes sociales e Internet, lugar hostil para el que hasta ahora había ignorado semejante mundo y las posibilidades que está alcanzando.
Sólo quien ha estado atento a lo que sucedía en su mercado está actuando con celeridad y buenos criterios mientras que el resto, acuciados por la falta de crédito y por la falta de experiencia, ven como pierden su oportunidad por cerrarse a un mundo, que comienza a ser “el mundo” de los negocios y el comercio.
Todos podemos tener nuestra opinión personal respecto a lo que compartir y a lo que no en una red social, nos puede dar alergia interaccionar con otras personas a través de un aparato, todos hemos dicho alguna vez lo poco que nos gusta hablar con un contestador. Pero está claro que nuestra empresa necesita a las redes sociales e Internet para sobrevivir vendiendo. Y ante semejantes verbos en estos momentos no nos podemos poner una venda, si lo hacemos significa echar más arena en nuestra tumba. Las redes sociales no son el remedio para todos los males, ni varitas mágicas, ni trucos de prestidigitador, son tiempo y esfuerzo pero sin duda recuperar estos dos valores para nuestras empresas puede suponer la diferencia entre sobrevivir o bajar la persiana, o entre sobrevivir o destacar frente al resto con éxito y afrontar los años venideros con mucha más seguridad económica y de moral.
Como vemos no se trata sólo de una herramienta, se trata de volver al mundo real, al que está sucediendo independientemente de la crisis. Volver a los negocios, volver a los clientes, volver a estar vivo y con el doble sentido.

Añade tu comentario

Hazte socio

Queremos saber tu opinión

Password: