El “dramático hundimiento” de la industria del entretenimiento

Autores

Archivo

2013
2012
2011
2010

Junio

2009
2008
2007
2006

BLOG DE INSTITUCIÓN FUTURO

Buen ejercicio de Techdirt publicado en “Apparently, someone forgot to tell reality that the entertainment industry was dying“ con los datos del Bureau of Labor Statistics (BLS) norteamericano: tomando las cifras de empleo y de negocio en dólares constantes de la industria del entretenimiento en 1998 (un año antes de que apareciese Napster), 2008 y las proyectadas para 2018, resulta que la industria ha mantenido un sanísimo crecimiento a lo largo de lo que según ellos había sido “su década terrible”, años “desastrosos” en los que han vivido “asolados por la piratería y las descargas”. Ya, está claro, no hay más que ver los números. En el caso de la industria cinematográfica, cincuenta y siete mil millones de dólares vinieron de fuentes que desde la industria, en algún momento de la historia, afirmaron que iban a ser su ruina: pay-per-view, satélite, cable, alquiler de vídeo, venta de DVDs, suscripciones online y descargas.

Si prefieres que te lo cuenten, puedes ver la primera parte del programa de Max Keiser dedicada al tema: en la práctica, las descargas no perjudican a la industria. Como ya sabe cualquier que monitorice los datos de venta de entradas, la gran verdad es que una película aparezca en la red en un screener impresentable a los pocos días de su estreno no afecta a la venta de entradas, mientras que sí puede llevar a que se hable más de ella y a que acabe vendiendo más. Echar la culpa de la baja recaudación a “la piratería” no es más que un refugio de los malos creadores.

Ay, si algunos ministros se mirasen los números de verdad en vez de quedarse con las engañifas que le cuentan los directos interesados… ¿Ignorancia? ¿O algo peor?

El mejor dato es, como podía esperar cualquiera con dos dedos de frente (pero no por la industria, que hablaba del “terrible daño causado a los creadores”), el de los artistas independientes, escritores e intérpretes: su crecimiento en generación de empleo supera el 40%, como corresponde a la popularización de un entorno en el que pueden desarrollarse con menos barreras. Mientras la industria sigue con su incansable cantinela mediática sobre las “pérdidas de cincuenta y ocho mil millones y los diecinueve millones de puestos de trabajo”, el prestigioso CATO Institute desmonta tales monsergas con su indiscutible “How copyright industries con Congress“: podéis estar muy tranquilos, a Hollywood le va de maravilla. En realidad, con SOPA solo pretenden garantizarse que podrán seguir ejerciendo su monopolio y su control sobre los canales de distribución muchos años más, sin innovar nada, y aunque para ello tengan que llevarse por delante la libertad de expresión, la innovación y la seguridad.

Ministro, le han engañado. O al menos, me gustaría pensar que le han engañado. Porque aunque me resulte inaceptable que en su cargo no se haya molestado en comprobar mínimamente la información que le presentaban antes de repetirla como si fuera un papagayo, la alternativa es decididamente mucho peor.

Añade tu comentario

Hazte socio

Queremos saber tu opinión

Password: