Comunicación y Coaching (uno)

Se encuentra usted aquí

Autores

Archivo

2013
2012
2011
2010

Junio

2009
2008
2007
2006

BLOG DE INSTITUCIÓN FUTURO

Esta es la tercera y última de las entradas de esta trilogía dedicada a La Comunicación; espero os resulte tan interesante como las dos anteriores. Lo que aquí escribo está basado en mi experiencia profesional, en lo que yo creo y en lo que he aprendido trabajando con todo tipo de profesionales, soy de los que piensa que de “casi” todo el mundo se puede aprender algo (siempre y cuando seamos receptivos y queramos aprender). Con esto pretendo señalar, una vez más, que lo que vengo a compartir con vosotros no es ley ni hay que creérselo a pies juntillas.
Algunos Principios Básicos para la comunicación con los compañeros de trabajo.
Una buena comunicación bilateral (refuerzo una vez más lo de “bilateral”) entre la directiva y el personal debe estar basada en los siguientes principios:
La directiva debe estar realmente dispuesta a compartir información con los empleados.
La comunicación debe estar reforzada con mensajes escritos para evitar la distorsión del significado. (No olvidemos que circunscribimos este artículo a la comunicación empresarial;) Los mensajes deben ser expresados en palabras llanas, de acuerdo con el nivel de educación de los empleados. Adecuar el lenguaje del discurso, de la información que queremos transmitir al nivel de nuestros interlocutores; es muy importante, no sirve de nada comunicar algo de forma excesivamente técnica y/o difícil si nuestros receptores no la van a entender.
Las comunicaciones no deben falsearse deliberadamente, sino incluir hechos verídicos. No se trata de difundir opiniones, puntos de vista y/o hacer llegar información sesgada y/o partidista, eso; desde mi punto de vista es un grave error.
La información debe ser oportuna. Cuando proceda decir, comunicar una serie de cosas, se hace, sino como suele decirse, mejor “no marear la perdiz” porque si se da demasiada información inadecuada en fondo, en forma y en tiempo, acabará por no hacerse caso a la información necesaria.
La repetición es esencial en las buenas comunicaciones. De aquello que verdaderamente sea importante y oportuno, y señalar que repetir no es sinónimo de repetir hasta la saciedad; cada cosa en su justa medida.
La información debe ser comunicada en pequeñas dosis. Si queremos que lo que comunicamos sea captado, recibido de forma correcta por aquellos a quienes nos dirigimos, no podemos dar demasiada información de golpe, resulta del todo ineficaz y sólo contribuye a crear más confusión y rechazo; es difícil leer y/o asimilar El Quijote de una sola vez, no os parece, pues con esto es igual.
Si es posible utilizar métodos audiovisuales siempre ayudarán a la retentiva y a la captación del mensaje; siempre es un refuerzo a la comunicación oral.

Continúa en Comunicación y Coaching (y dos)

Añade tu comentario

Hazte socio

Queremos saber tu opinión