Comunicacion y Coaching II

Se encuentra usted aquí

Autores

Archivo

2013
2012
2011
2010

Junio

2009
2008
2007
2006

BLOG DE INSTITUCIÓN FUTURO

Tal y como os avancé en la anterior entrada , esta es la continuación; la segunda entrada de una trilogía que he querido editar referida a un tema que entiendo de suma importancia en todas nuestras empresas; la Comunicación. Si no leíste la primera entrada; [Comunicación y Coaching I ] te recomiendo la leas previa a ésta.
Quiero hacer una breve reseña sobre algunos de los aspectos que inciden en la comunicación dentro de la empresa.
Situaciones y Actuaciones que afectan en inciden en la comunicación con los trabajadores.

• Externalización de las comunicaciones.
Hoy en día se tiende en gran medida a externalizar funciones y servicios tradicionalmente considerados “propios”. [Suele aducirse como principal motivo el económico; y en la mayoría de las ocasiones no es así; no suponen ahorros significativos; otra cosa es que se trate de limitar las plantillas; y en la línea de mi argumentación, si es así; perfecto; pero que se llame a las cosas por su nombre] Cuando encargamos la comunicación interna de nuestra empresa a un externo, corremos el grave riesgo de que se difumine la misma y empeore tanto cuantitativa como cualitativamente. La comunicación con los empleados debe tener un papel importante y primordial en la función de comunicación corporativa.
Cuando tienes verdadero interés en que algo de lo que tienes que decir que transmitir se haga de forma clara y exactamente a cómo tu lo piensas,…¿haces que se encarguen otros de decirlo? ¿Entonces por qué permitimos este tipo de “relajación” en la empresa? Además hay que tener en cuenta que una cosa es lo que yo pienso, la articulación de mis ideas, de mi argumentario, otra lo que consigo decir, lo que transmito y otra; todavía mucho más distinta; aquella que los que me escuchan interpretan. No olvidemos que quien oye, quien escucha, interpreta o mejor dicho re-interpreta el mensaje para entenderlo.
Así que no deberíamos contentarnos con transmitir el mensaje, sino de asegurarnos de que este se ha entendido; debemos dedicar tiempo y atención a esos detalles, la retroalimentación, el feed-back; en una palabra, ESCUCHAR A LOS DEMAS es fundamental para que la comunicación sea fructífera.
Naturaleza cambiante del público interno. A día de hoy ha cambiado y sigue cambiando a una velocidad enorme el perfil del empleado; del cliente interno. Esto es una realidad que todos sabemos y todos percibimos; entonces ¿porque en muchas empresas los sistemas de comunicación siguen siendo los de hace años?. Los jóvenes empleados de hoy tienen un mayor nivel de formación, acceso a nuevas formas de formación e información; lo cual facilita el acceso a la información, una información que se demanda clara y sencilla.
Importancia Creciente la comunicación “cara a cara”. Pese a que el uso de internet, las intranets propias de las empresas; los correos electrónicos; va en aumento; el contacto físico sigue mejorando, sino la calidad, si la percepción que el empleado tiene de cómo se le valora ó de cómo se le informa de los asuntos que le competen dentro de la empresa.
El empleado valora más las reuniones de pequeños grupos para establecer contacto directo que a través de otros medios indirectos. Cuando se utiliza este método, la percepción de la empresa por parte del empleado suele mejorar.
Entiendo que el “tiempo” es oro, y que las nuevas tecnologías han facilitado en gran medida la comunicación; pero debemos esforzarnos por no caer en la apatía y en “tecnificar” en exceso las comunicaciones en la empresa.
La comunicación es cuando menos bidireccional; y si no tomamos de vez en cuando el pulso a la realidad del día a día, podemos estar haciendo verdaderos esfuerzos (inversión en equipos, departamentos de comunicación, etc) y nos resultar efectivos. Debemos perder el miedo a comunicarnos directamente y a asumir que los mensajes que emitamos no sean los más acertados, en ese caso, podremos corregirlos a tiempo y evitar males mayores; pero si no escuchamos, sino prestamos atención, sino estudiamos las reacciones, a nuestra propia comunicación…
No olvidemos que comunicarse es un arte, y buenos comunicadores, buenos, lo que se dice buenos, hay pocos.
¿Entonces, merece o no merece la pena; parar y dedicar-dedicarse un tiempo a reflexionar sobre si la manera en que me comunico con mis colaboradores, con mis empleados, con mis clientes externos es la acertada?. Yo lo tengo claro; y tú?.

Añade tu comentario

Hazte socio

Queremos saber tu opinión