Me gustaría

Se encuentra usted aquí

Autores

Archivo

2013
2012
2011
2010

Junio

2009
2008
2007
2006

BLOG DE INSTITUCIÓN FUTURO

Me gustaría que los políticos se centrasen más en la vida real, y que acometan las cosas públicas como si las tuviesen que pagar ellos. Quien paga la cuenta, no es un ser etéreo o lejano, o en su caso otra Administración, realmente no son los “otros”, sino que en todos los casos la cuenta la pagamos entre todos, sino somos nosotros, hoy, lo serán nuestros hijos, o cuando no, nuestros nietos.
Me gustaría que recobrásemos la cordura, Álvaro Miranda acaba de decir que el TAV lo paga Madrid y se ha quedado ¡tan fresco! ¡qué falta de sentido de estado! no es tiempo de acometer grandes obras, las pague quién las pague. Hay que cuidar y aprovechar más lo que tenemos y cuando toque reformarlo, hacerlo, pero aprovechando todas las cosas que podamos, en definitiva utilizar las cosas como si fuesen nuestras, como si las tuviésemos que pagar de nuestro bolsillo. Todavía vivimos por encima de nuestra realidad.
Me gustaría tener un buen Gobierno, que redefina prioridades, que no se imponga límites previos, que se replante todo, para que gaste con mayor eficacia, y podamos ir pagando la deuda de 2000 millones de euros, causada por una alegre política keynesiana. Sabemos que debemos dinero, no a unos lejanos y viles usureros, ni a un maligno mercado, sino que nuestros prestamistas tienen nombres y apellidos, y son gente normal, ahorradoras, como un comerciante de Lyón, o un médico de Dresde, que esperan su retorno, más sus intereses pactados.
Me gustaría que el Gobierno UPN/PSN aproveche la oportunidad de su mayoría absoluta y realice reformas. Que no se quede en hacer recortes para que le cuadren las cuentas, porque nos lo exige Madrid, que a su vez se lo exigen desde Bruselas. Hoy no es hora de acometer grandes obras, es la hora de administrar lo público con el criterio de un buen padre de familia en tiempos de crisis. Habrá que hacer llamamientos a los ciudadanos para que no sigan demandando continuamente, más y más, coberturas sociales. Debemos volver a la realidad de la austeridad, de la moderación y de las buenas formas. Frente a la oposición irresponsable, que demanda continuar con el endeudamiento y que no se entera que no es posible continuarlo. Deberíamos reconocer las cosas mal hechas, los pasados excesos más recientes, y así convencerles a ellos y a la ciudadanía en general.
Me gustaría que políticos y ciudadanos adecuemos nuestro comportamiento a lo posible, caminando en la dirección de devolver servicios a la Sociedad Civil y reducir la Administración. Pero de manera urgente, ahora, hay que gastar menos e ingresar más, no descartando ni la subida de impuestos, ni el pago parcial de ciertos servicios. El objetivo será posibilitar que en nuestro entorno surjan un buen número de pequeños y medianos emprendedores, imprescindibles para la creación de empleo sostenible.
Me gustaría que nuestros valores occidentales se enseñasen y viviesen en familia, pero hoy no debemos darlos por supuestos, por lo que todos debemos ser valientes y defenderlos públicamente. Me gustaría, que los ciudadanos podamos contribuir a un debate civilizado, que pueda remover las conciencias y facilite a los políticos el acometer las imprescindibles reformas económicas, que en ningún caso son tan simples, como nos las prometen hoy, en plena campaña electoral. Me gustaría, que nuestra democracia sea reformada, a fondo. Tenemos una baja calidad democrática, por ello no es posible posponer más los debates. Los políticos deberían primero dar ejemplo, y abandonar sus privilegios de casta, y recuperar su credibilidad, para poder liderar los cambios. Bien explicados antes de implementarlos, donde el reparto de los sacrificios afecte a todos, y todos contribuyamos a la salida de esta mala situación.

Añade tu comentario

Hazte socio

Queremos saber tu opinión