Cambio de sintonía

Se encuentra usted aquí

Autores

Archivo

2013
2012
2011
2010

Junio

2009
2008
2007
2006

BLOG DE INSTITUCIÓN FUTURO

Se ha roto el espejo. El anuncio del ERE propuesto por la dirección de BSH Esquiroz y los primeros síntomas de ralentización de nuestra economía detectados por la Cámara Navarra me permite compartir con vosotros mis dos primeras reflexiones tras este período estival.
La primera, que la recuperación puede que no sea en 'V' como se había previsto en un primer momento sino que estemos abocados a un gráfico en 'W' y así lo atestigua también el frenazo vivido por las economías francesa y alemana, principales clientes de las empresas exportadoras de la Comunidad foral, no lo olvidemos.
Dos. Que pese al cambio de Gobierno, los problemas persisten. Porque parece que no nos hemos percatado de que la agenda del día no la van a marcar ni reuniones grandilocuentes "para leer la cartilla a los subordinados" ni tan siquiera el terrorismo. Vale. Puede que haya una sobreexplotación de este último asunto (que si ilegalización o no de Bildu). Incluso, es más que seguro que por una malentendida "transparencia" se ponga a máxima potencia la maquinica de la propaganda y la foto fácil.
Pues bien. Lo siento. Llegan malas noticias para quienes vayan a sucumbir a la tentación de la cortina de humo, de esconderse o distraer el asunto haciendo como que escuchan o trabajan a favor del ciudadano y de sus verdaderos intereses. Porque el interés y donde realmente se la juega Navarra, se quiera o no, es que estamos a medio camino, justo en medio del río, en la línea divisoria que marca el fin de un MODELO y el advenimiento de otro totalmente distinto.
Efectivamente. Noticias como BSH Esquiroz o los problemas que tiene el tejido industrial de Sakana o que arrastran otras partes de Navarra señalan claramente que nuestro sector productivo y sus gestores deberán afrontar de una vez por todas una transformación donde lo importante deberá ser la aportación personal así como la gestión interna del talento. Que no le gusta este palabro porque está envilecido por haber sido tantas veces manipulado. Vale. Lo que usted quiera. Pero que va a tener que contar mas con LAS PERSONAS a partir de ahora está clarísimo.
Esta semana, sin ir más lejos, leía este artículo y coincido con la conclusión que traslada: estamos en la tercera etapa de la globalización. La primera la protagonizaron los países; la segunda, las empresas y; ahora, le toca el turno a las personas. ¿Y ante este reto, qué primeras medidas ha decidido adoptar el Gobierno de Navarra? Veamos.
El "TAV" pasa a ser algo más que una estrategia de futuro. Se convierte en una casi obsesión. Las líneas del ferrocarril no sólo nos colocarán, de golpe y porrazo, en la nueva era sino que, además, será el bálsamo de fierabrás que nos permitirá reducir las vergonzantes cifras del paro que sufrimos. ¿También para las 178 personas que se van a quedar en desempleo en BSH? Me resulta un poco extraño concebir cómo una persona que montaba un día frigoríficos, puede recolocarse así casi sin solución de continuidad en otro sector totalmente desconocido para él.
Por otro lado, se nos anuncia un nuevo acuerdo a tres partes entre las organizaciones sindicales y la patronal de Navarra. Una actualización del Plan del Empleo cuando el IV fue dotado generosamente con los resultados por todo conocidos. Sin embargo, vuelta el burro a la noria cuando debiéramos preguntarnos, ¿cuál es el nivel de asertividad de este tipo de "Grandes Documentos"?
Como pequeño empresario, ¿en qué me tengo que sentir involucrado o comprometido por lo que firman unos señores o un señor que dice ser empresario pero con el que, al margen de la diferencia de edad, no comparto ni problemas ni inquietudes ni tan siquiera modelo de negocio? ¿No hay otras fórmulas?
Siempre se ha dicho que la concertación fue un acierto y nadie lo niega pues se trataba, allá en los 80, de superar un grave problema de confrontación acuciado además por una actividad terrorista intensiva y mucho más dañina que la actual. De acuerdo. Era una fórmula perfecta para aquellos tiempos, pero ¿y ahora? ¿Qué tipo de sociedad y, sobre todo, qué tipos de empresas tenemos y queremos?
Falta valentía y sobran decisiones que demuestran que seguimos anclados en lo de siempre. Por ejemplo, que a los funcionarios se les obligue a formarse fuera de las horas de trabajo, ¿quiere esto decir que, en el fondo, seguimos viendo la formación como un añadido porque lo importante "es trabajar"? No tenemos ningún problema en trabajar durante el verano en horario intensivo pero, sin embargo, muy pocas organizaciones mantienen ese horario el resto del año cuando se demuestra más que productivo. Nada. Lo importante sigue siendo todos en su puesto de trabajo, estar las ocho horas y si son más, pues mejor.
¿Quién se ha movido para tratar de conocer los intereses o las propuestas que le planteaba la otra parte con la que trabaja? ¿Quién se ha arriesgado a cambiar algo en su empresa al margen de reducir costes y apretar el culito fuerte fuerte (con perdón)? Ése es el Plan Moderna que ya tenemos que empezar a aplicar en nuestras organizaciones porque, directamente, no somos competitivos..
Y siempre será mejor que decidas tú pasar el mal trago a que decidan por tí hacértelo tragar de golpe, ¿no crees? Pues eso es precisamente lo que se echa en falta. Que nuestras autoridades (y nosotros tambien) ... Todos hemos empezado o seguimos en el "piano piano" cuando la partitura marca un "allegro ma non troppo"...

Comentarios

Me dedico a la Vigilancia Competitiva de mercados internacionales en el sector servicios. Mis análisis me llevan a profundizar en la naturaleza y la calidad de los productos de la posible competencia internacional para mis clientes, buscar huecos comparando productos y servicios y proponer las estrategias de adaptacion y mejora  para salir con garantías al exterior. Mi conclusión, ¡Falta coraje!  posiblidades hay miles, pero hay que plantear 15 planes para que timidamente salga la mitad de uno. Nuestros empresarios (direcciones de empresa) temen la realidad que no pueden controlar y NO QUIEREN renovarse, ni depositar la confianza en nuevas soluciones, esas que tu llamas la vía del talento de las personas. Lo veo todos los días. Gran post y buenas reflexiones.

Añade tu comentario

Hazte socio

Queremos saber tu opinión

Password: