¿Por qué los alemanes necesitan Pepes 2.0?

Autores

Archivo

2013
2012
2011
2010

Junio

2009
2008
2007
2006

BLOG DE INSTITUCIÓN FUTURO

El Instituto Alemán de Estudios Económicos (DIW) calculó el año pasado que al ritmo en que crecía ese país, se necesitarían 500.000 trabajadores extranjeros para mantener la maquinaria en marcha. Medio millón de empleados… al año.

¿Por qué tantos?

Aquí se unen dos cosas: en primer lugar, que la economía alemana está creciendo a un ritmo que no lo hacía desde la unificación: al 3,6% anual.

Y en segundo lugar, porque se les ha presentado un problema: la población alemana está envejeciendo con mucha rapidez. No hay tasa de reposición por usar de forma antinatural un término económico.

“A partir de 2015 perderemos cada año 250.000 trabajadores”, afirmaba Klaus Zimmermann, presidente del Intituto de Estudios (DIW). “Entonces faltarán ya en el mercado tres millones de empleados, sobre todo fuerzas cualificadas. A la vez, los trabajadores serán cada vez mayores y aumentará el número de los no cualificados”, advertía Zimmermann al Hamburger Abendblatt, según recogía la agencia Efe en septiembre pasado.

Si no se lograba reponer esa cantidad de gente en un plazo corto, el producto interior bruto del país decaería de forma inexorable. Y con ello el bienestar del que ese país se enorgullece: menos pensiones, menos sanidad, menos ayudas. Ni siquiera aumentando la edad de jubilación hasta los 70 años se podría subsanar ese terrible agujero.

Y afirmaba Zimmermann: “Necesitamos urgentemente mano de obra e inmigrante del extranjero, como mínimo 500.000 al año para asegurar nuestra economía”.

El director del DIW decía casi lo mismo que acaba de publicar la revista Der Spiegel. Que se necesitan puestos de trabajo cualificados, y que Ángela Merkel quiere que los ocupen muchos jóvenes españoles.

¿Por qué tanta insistencia en la inmigracion cualificada? Pues porque las segunda y terceras generaciones de inmigrantes que viven en Alemania quieren trabajar en los mismos empleos que sus padres. Pero muchos de esos empleos han dejado de existir. En el campo, en los grandes centros industriales, en labores de limpieza…

La gran fuente de inmigrantes ha sido Turquía. Pero al no ser ciudadanos de la UE no es fàcil para Alemania conseguir rápidamente a 500.000 turcos al año. ¿Dónde buscar? En países donde haya habido también una fuerte inmigración como España y Polonia.

De modo que tenemos una nueva versión de la famosa película de Alfredo Landa, “Vente a Alemania Pepe”. Pero esta vez, al ser trabajos cualificados, los alemanes le cambiarán el título: “Vente a Alemania, Pepe 2.0″. Querrán gente con facilidad para los idiomas, con conocimiento en nuevas tecnologías y con visión internacional.

El próximo 3 de febrero, cuando tenga lugar en Madrid la Cumbre Hispano-Alemana con Merkel y Zapatero se despejarán las dudas y conoceremos las condiciones de esos currículos que nos piden los alemanes.

Y se hará la realidad lo que se podría calificar como “la noticia más hermosa del año”.

Sería una paradoja que Merkel, (la mujer teflón según los cables de las embajadas de EEUU filtrados por Wikileaks) le resolviera a Zapatero su mayor problema: el paro.

Ya saben que Merkel heredó 5 millones de parados y ahora Alemania va camino del pleno empleo.

Añade tu comentario

Hazte socio

Queremos saber tu opinión

Password: