Señales positivas: miremos a la exportación

Autores

Archivo

2013
2012
2011
2010

Junio

2009
2008
2007
2006

BLOG DE INSTITUCIÓN FUTURO

Todos observamos con cautela el horizonte económico inmediato. En las empresas hay preocupación y son muchas las noticias de ajustes de plantillas, atonía de la demanda, aumento del paro y dificultades financieras que configuran un panorama desalentador. La industria no parece despegar. Pero en este escenario, una buena noticia ha pasado desapercibida entre las informaciones del periódico.

Se anuncia que las exportaciones navarras han crecido significativamente, el 27% entre enero y mayo de 2010 respecto al mismo periodo del año anterior, llegando a ser Navarra la segunda comunidad donde más han crecido las ventas en el exterior.

Estos datos sobre el comportamiento exportador son muy destacables e indican, de un lado, que muchas empresas a pesar de las dificultades, no han perdido ventaja competitiva y son capaces de actuar en mercados exigentes. Con tecnología, con capacidad de gestión y una buena orientación comercial han diseñado estrategias para acceder a mercados distintos del nacional y están ganando presencia internacional compitiendo con empresas de otros países. De otro, la cifra anterior muestra que la demanda en otras zonas geográficas está repuntando. Si aumenta la confianza de los consumidores y la demanda crece, hay empresas en Navarra que tienen recursos, capacidades y competencias como para aprovechar esa coyuntura. Esas empresas han entendido que no pueden restringir su actuación a un mercado local o regional y su vocación es más ambiciosa.

Las cifras de exportación también reflejan algunas de las limitaciones que tenemos. Primero, el esfuerzo exportador está soportado por un número reducido de empresas, en general de tamaño grande. Segundo, hay una elevada concentración geográfica. El 81,6% de las exportaciones navarras se dirigen a la Unión Europea. Los principales países destinatarios han sido Alemania (21,6%) y Francia (21,1%).

Es necesario corregir estas debilidades en al menos dos direcciones. Hay que aumentar el número de empresas que exportan. Si lo conseguimos, esto significará una menor vinculación a las condiciones de la demanda interna de un país, una menor dependencia. Estaremos reduciendo riesgos. Además hay que ampliar los mercados de referencia donde actúan las empresas. Países emergentes como India, Rusia, China o Brasil representan magníficas oportunidades de crecimiento aunque intimidan por su lejanía geográfica y cultural. Son economías con un alto potencial de crecimiento pero presentan problemas no despreciables asociados a corrupción, mal funcionamiento de las instituciones y débil protección de los derechos de propiedad.

Necesitamos un impulso, público y privado, para hacer más internacionales nuestras empresas y nuestra sociedad. Debemos incrementar de forma sustancial la base de empresas exportadoras, la vocación exportadora de la empresa debe construirse desde el inicio de su actividad y tiene que ser independiente de su tamaño. Además, hay que diversificar hacia mercados con alto potencial crecimiento aunque conlleve riesgos.

Los programas de apoyo a la exportación y el plan internacional de Navarra, PIN, son un instrumento útil para establecer una base sólida para fomentar la internacionalización pero no sustituyen sino que complementan, la vocación empresarial y la iniciativa emprendedora de competir en el mundo. En suma, la internacionalización de nuestras empresas es un buen indicador de su capacidad de competir aunque quede un largo camino todavía por recorrer.

Añade tu comentario

Hazte socio

Queremos saber tu opinión

Password: